2018: el año en el que la ciudadanía volvió a tomar las calles

Versión para impresiónVersión para impresión

A la hora de ponerle títulos a mi artículo sobre el balance del año, se me ocurren varios: el año del 130 aniversario de UGT, el del 40 aniversario de la Constitución, el del 30 aniversario de la Huelga General del 14D, el del IV AENC, el de las pensiones de mierda, el de la recuperación del diálogo social, el de la sentencia del “caso Gürtel”, el de la moción de censura, y, obviamente, el año del cambio de gobierno, entre un largo etcétera de propuestas que se me vienen la cabeza al repasar este ejercicio. Pero para mí, por su significado de conciencia colectiva, es el hecho de que la ciudadanía volviera a tomar las calles para reclamar sus derechos lo que creo que ha supuesto la cuestión más relevante desde la perspectiva sociolaboral en este año 2018 que ahora acaba.

La reivindicación de una sociedad más justa e igualitaria se volvió a demostrar el pasado 8 de marzo con las multitudinarias manifestaciones que se llevaron a cabo en toda España en favor de medidas que promuevan la igualdad entre hombres y mujeres, tanto a nivel laboral como social, y el éxito rotundo de la primera huelga general, de dos horas, por la igualdad laboral y salarial, convocada por UGT y CCOO.

Del mismo modo, las abrumadoras movilizaciones de los pensionistas, con UGT y CCOO al frente, contra la subida de “mierda” del 0,25% de las pensiones, exigiendo la revalorización de las mismas de acuerdo al IPC y la derogación de la reforma de pensiones de 2013, forzaron al anterior Gobierno a rectificar para que los pensionistas puedan empezar a recuperar aquello que les pertenece.

<Sigue leyéndome…-->